REVELACION INSPIRACION E ILUMINACION

Por: Rigoberto Gómez López
Iglesia Pentecostal Unida Hispana de Nicaragua
Central, Jinotepe
rigobertogomez@hotmail.com

REVELACIÓN

Revelación viene del hebreo “Gala”, del griego “apokalypto”y del latín “reveló”. En
su significado, revelación expresa la idea de dar a conocer algo oculto a fin de que pueda verse y conocerse por lo que es. Dios da conocer al hombre su poder y gloria, su naturaleza y carácter, su voluntad, su manera de proceder y sus planes, es decir, ¿Quién es?¿Que ha hecho?¿Que esta haciendo?¿Que va a hacer?¿Que es lo que quiere que hagamos? En una forma sencilla, se puede decir que es la comunicación de la verdad divina.

En Génesis 6:13-21 Dios le dice a Noe “… he decidido el fin de todo ser…” (V 13), le revela su decisión y la causa de la misma: “…porque la tierra esta llana de violencia…” (V 13). Noe también recibe instrucciones de lo que tenia que hacer, pues el verso 14 dice: “Hazte un arca de madera de gofer…”; sin embargo, no se construiría (el arca) como Noe quisiera sino según las instrucciones de Dios: “y de esta manera la harás: de trescientos codos la longitud del arca, de cincuenta codos su anchura, y de treinta codos su altura…” (V 15-16). En el versículo 17, Dios le revela a Noe que traería un Diluvio y en el verso 18 hace un pacto con el. Este es un buen ejemplo de cómo Dios Revela al hombre sus propósitos.

INSPIRACIÓN

La verdad divina es revelada por Dios, pero qué podemos decir escrituras que nos han dejado los grandes hombres de Dios. En relación a esto, la Biblia dice que “Toda la Escritura es INSPIRADA por Dios…” (2ª Timoteo 3:16), inspirada viene del griego Theopneustos y significa “procedente del aliento de Dios”. Inspirar es sinónimo de aspirar, por lo cual podemos decir: “aspirado por Dios”. En hebreo, la palabra Inspiración, viene de Neshaman y se encuentra en Job 32:8.

En 2ª Pedro 1:21 se nos dice: “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron SIENDO ISPIRADO POR EL ESPIRITU SANTO”, inspirado viene del griego Pheromenos y se traduce: movido, impulsado o dirigido. Este significado nos da a entender que el mensaje no se originó en ellos (hombres de Dios), no es producto de la mente humana, del intelecto humano, de voluntad humana; sino que es el resultado del mover del Espíritu Santo (dentro de ellos), del impulso o motivación de ese Espíritu de Dios que los dirigía en cada aspecto del mensaje que Dios quería hacer llegar a los hombres a través de los tiempos.

El poeta siempre tiene un objeto de inspiración, algo que lo motiva, empuja e insta a escribir su poesía. Rubén Darío, en su poema “Canto de otoño en primavera” de su obra “Cantos de vida y esperanza”, lo llamó el “…pretexto de mis rimas…”; sin embargo, más que pretexto, era realmente el resultado de una influencia externa que repercutía en su interior para expresar, en su poesía, su sentir. Así también, los santos hombres de Dios fueron movidos, empujados e inspirados a escribir, no porque buscaban un pretexto para hacerlo, porque dentro de ellos estaba la fuente de su inspiración, es decir, que de su interior emanaba el Espíritu Santo que los impulsaba a expresar en forma verbal y escrita las revelaciones de Dios.

DIFERENCIA ENTRE REVELACIÓN E INSPIRACIÓN

En la revelación Dios habla y el profeta oye, es decir, que el profeta se convierte en un recipiente en el cual se vierten las revelaciones de Dios. 1 Samuel 3:10 dice: “Y vino Jehová y se paró. Y llamó como las otras veces: ¡Samuel! ¡Samuel! Entonces Samuel dijo: HABLA, porque TU SIERVO OYE”. Dios le habla a Samuel para revelarle lo siguiente: “… he aquí haré yo una cosa en Israel, que a quien la oyere, le retiñirán los oídos”, convirtiéndose, Samuel, en un receptor de las palabras de su Dios.

En la inspiración el profeta se convierte en el vehículo, canal o puente por medio del cual Dios transmite lo que ha revelado. En 1 Samuel 13:14 se le dice a Saúl: “…tu reino no será duradero. Jehová se ha buscado un varón conforme su corazón”, transmitiéndosele a Saúl, por medio del profeta, la revelación de lo que Dios haría; porque cuando Dios revelaba a sus siervos, también los inspiraba o empujaba a transmitirlo a su pueblo.

ILUMINACIÓN

Iluminación es la comprensión de la verdad Divina. Grandes hombres de Dios recibieron revelaciones y hasta fueron inspirados a transmitirlas, pero muchos no llegaron a comprender lo que Dios les había declarado. Daniel dijo: “Y yo oí, mas no entendí” (Daniel 12:8); sin embargo fue motivado (inspirado) a escribirlo, pero no recibió la iluminación para comprender la revelación de Dios. 1 Pedro 1:10-11 nos muestra otro ejemplo al decir: “Los profetas que profetizaron de la gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron (porque no comprendían) acerca de esta salvación, qué persona y qué tiempo indicaba el Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos”. En Lucas 9:45 dice: “mas ellos NO ENTENDÍAN estas palabras…” porque les faltaba iluminación. En Lucas 24:45 dice: “Entonces les ABRIÓ (ILUMINÓ) el entendimiento para que comprendiesen las escrituras”, Jesús es quien nos ilumina para entender lo que Dios ha revelado a los apóstoles y profetas, quienes fueron inspirados a escribir para que, a través de los tiempos, se siga conociendo la verdad Divina.

CONCLUSIÓN

“Las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios; mas las reveladas son para nosotros y para nuestros hijos para siempre…” (Deuteronomio 29:29). Lo que debemos conocer para ser salvos está en las escrituras, sin embargo, hay cosas que el hombre no ha podido entender por falta de iluminación. Muchos no entienden que Jesús es Dios y que el bautismo debe ser en su nombre, en la escritura está revelado, pero a la mente de muchos aún no ha llegado la luz de la verdad Divina, pero su pueblo puede decir: “Lámpara es a mis pies tu palabra, y lumbrera a mi camino” (Salmo 119:105) ¡Amén!